Al Decorar Tu Casa Ten Claro Qué Hacer

Saber qué decorar y cuál es el problema concreto que quieres solucionar, te ayuda a no dispersarte y te ahorra tiempo, esfuerzo y mucho dinero.

Define el problema a solucionar

Tranquilo. Los problemas son oportunidades de lograr lo que te propones. Cuando digo problema me refiero a saber dónde estamos y dónde queremos llegar.

Lo primero que debes hacer es contestar a una serie de preguntas. Yo utilizo con mis clientes un cuestionario al que yo llamo “Factor X” que tienes al final de este libro. Se trata de tener en cuenta cosas como:

– ¿Qué presupuesto tengo disponible?
– ¿Cuántas personas van a vivir en la casa?
– ¿Cómo son esas personas? (el carácter, las aficiones, la edad…)
– ¿Cuáles son mis prioridades? Ordena: comodidad, diseño y utilidad según tus preferencias. Según ordenes estas tres cosas, obtendrás un resultado u otro.
– ¿Qué restricciones tengo? Minusvalías, el mueble heredado de tu madre, colores que no me gustan…
– ¿Qué deseo destacar por la estructura de mi casa y qué disimular?
– Idealmente, si el dinero no fuese una limitación, ¿qué me gustaría conseguir con la decoración de mi casa? Etc…

Ahora que has contestado a estas preguntas, estás preparado para pasar al siguiente punto, ya que has descubierto cual es el verdadero problema que hay que solucionar. Este ejercicio te ayuda a no dispersarte, a seguir el camino correcto y a conseguir lo que necesitas.

¿Qué usos le voy a dar a la estancia?

Básicamente las estancias se utilizan para comer, relajarse, dormir, jugar, trabajar, cocinar, socializar o aseo personal. Es importante definir a qué vas a dedicar esa estancia para tenerla bien acondicionada y que no te falte de nada. Por ejemplo, si tienes hijos deberás tener un espacio para que jueguen.

A la hora de invitar a nuestros familiares, tal vez tengamos que traer una mesa supletoria, coger sillas de la cocina o del cuarto de los niños, etc. La solución a esto es planificar:

“tengo un comedor, normalmente comemos mi marido, mis dos hijos y yo, por lo tanto necesitaré cuatro sillas normalmente. A veces vienen mis padres a comer, por lo tanto necesitaré dos sillas más para prevenir y compraré una mesa grande o extensible para no tener que añadir mesas supletorias en ningún momento”.

Si tienes  cenas frecuentes, donde reúnes a gran parte de la familia o amigos, es conveniente que la mayoría de las sillas de la casa sean del mismo estilo o altura. De esta manera, cuando juntes a todos, nada desentonará.

También debes tener en cuenta el almacenaje. Los armarios empotrados de suelo a techo son muy buena opción para que no se vean maletas encima del armario, ropa de invierno mezclada con la de verano, etc. Además si tienes una casa pequeña será la opción perfecta, ya que aprovecharás más el espacio. Esto te ayuda a tener tu casa más limpia y organizada. No compres armarios pensando en lo que tienes que guardar ahora. Con el tiempo, acumulamos más ropa y objetos que hay que guardar.

Es más fácil buscar hueco si lo planificas con antelación, así que compra los armarios grandes.

Por tanto, antes de decorar una vivienda analizamos en un papel los usos de cada estancia. Qué personas y cuántas van a disfrutar de ella y qué espacio de almacenaje voy a necesitar.

Con este paso te habrás ahorrado solucionar imprevistos de última hora. Recuerda que “es mejor prevenir que curar”. (Aprende a Decorar)

¿Te ha gustado?... ¡Compártelo!...